9# Cambio, troco, change, exchange, wechsel... crypto!

Las casas de cambio son el punto de conexión entre el mundo real y el mundo cripto

¡Hola! Soy Isaac González, profesor de informática y estudiante de doctorado en Blockchain.

Bienvenido a la newsletter semanal que te descubre el mundo cripto, desde el principio y poquito a poco, en otras palabras, contándolo para gente normal.

Puedes suscribirte vía correo en el botón de abajo o vía RSS, tienes información extra en notion.

Consenso también se puede leer en versión concentrada y en abierto en Mundiario cada miércoles.

Disclaimer: esta newsletter no es asesoramiento de inversión, sólo tiene como objetivo la divulgación y opinión. Realiza tu propia investigación antes de invertir.


Exchanges

No me he complicado mucho para la canción de hoy, fué buscar exchange, ver Massive Attack y tenerlo claro. Dicen que la música que nos marca es la de nuestra adolescencia y juventud. Este grupo tiene un hueco importante en mi memoria musical. Recuerdo haber leído que para rebajar la importancia de la guerra del golfo, las radios británicas evitaban decir frases bélicas, así que ellos decidieron llamarse “ataque masivo”. Hay cosas que no cambian. Ésta no es su mejor canción pero sí es una buena canción para leer y luego dejarse llevar por el modo aleatorio de youtube. Espero que te guste.

La semana pasada hablábamos del subidón, al que siguió una importante bajada, que luego rebotó en subida, que luego… La montaña rusa es divertida, pero puede marear. Si estás en esta newsletter es para aprender como funciona este nuevo parque de atracciones, tan complejo y a la vez tan apasionante. Hoy quiero hablarte de una pieza fundamental, casi imprescindible para el mundo cripto, las casas de cambio.

Los exchanges son muy importantes porque son la puerta de entrada, y la de salida, al mundo cripto. Su papel va más allá de simples intercambiadores, ya que también custodian, ofrecen servicios añadidos y por tanto gestionan una enorme cantidad de criptomonendes. Algunos incluso los llaman los bancos de blockchain.

El cartel que ves debajo era muy frecuente en los 90. Anunciaba en varios idiomas que ese banco podía intercambiar monedas. El Euro no existía, las tarjetas de crédito no eran tan populares ni sus comisiones tan bajas, así que lo normal al ir a otro país era cambiar tu dinero. De hecho, no quedaba otra opción que pagar una suculenta comisión por intercambiar “papeles” que sí funcionaban en las tiendas de ese país. Hay cosas que no cambian. Recuerdo ver esos carteles siendo un adolescente, y pensar si alguna vez llegaría algún turista alemán a cambiar sus marcos a mi pequeño barrio, mientras en mi discman sonaba Massive Attack.


Cómo usar casas de cambio (exchanges) de criptomonedas

Una casa de cambio es una empresa que intercambia una moneda por otra, en este caso una moneda normal (euro, dollar, peso…) por una criptomoneda. Por ese servicio cobra una pequeña comisión. La operativa es sencilla y no muy diferente de un banco online.

Si una casa de cambio tradicional cambia unos billetes por otros, de forma física. Una casa de cambio cripto te pedirá que mediante transferencia bancaria o mediante tarjeta de crédito/débito le envíes dinero, que la casa de cambio añadirá a tu saldo una vez recibido. En su página web verás tu saldo y podrás hacer los intercambios que desees. Por ejemplo 100€ por 0,0032BTC (bitcoins), por el que pagas una comisión de 1,5%, es decir 1,5€. Felicidades, ya eres poseedor de bitcoins.

Desde ese momento, podrás acceder a tu cuenta en el exchange y volver a cambiar los bitcoins por otra criptomoneda o por euros otra vez. También podrás enviarle la cantidad que quieras de la criptomoneda a la cuenta que quieras, en este caso tendrás que pagar las comisiones de envío de la red bitcoin (o de la criptomoneda que sea) y a veces un extra para el exchange.

En resumen: comprar, vender, enviar y recibir. No hay que ser un hacker, pero hay unos cuantos detalles a tener en cuenta.

El primero es que has de confiar en que la web de la casa de cambio sea legítima, ya que vas a hacer una transferencia bancaria a una cuenta seguramente situada en otro país de la Unión Europea (probablemente Estonia). Una buena práctica es fijarte en que en tu navegador la dirección de la página es la que se supone que es.

El segundo es que cuando cambias tus bitcoins, la casa de cambio gentilmente te los guarda sin cobrarte nada, es lo que se llama custodia. Por ello deberás confiar nuevamente en la casa de cambio y su estabilidad a largo plazo.

Hoy en día los principales exchanges están bastante regulados, pero en su momento no lo estaban, o residían en jurisdicciones extrañas, o eran más vulnerables a hackeos. De hecho ha habido casos en los que los fondos del exchange se volatilizaron. Como el famoso caso de MT Gox, que en 2014 fué hackeado perdiendo 850.000 bitcoins.

¿Entonces al final tengo que confiar en un tercero? ¿Pero esto no iba de no tener que confiar en nadie, que nadie controla nada?

Para cambiar dinero por criptomonedas, existen alternativas como las redes de intercambio entre particulares o plataformas seguras de intercambio como Hodl Hodl, son más incómodas pero es factible. También existe teóricamente la posiblidad de minar criptomonedas (poner tu ordenador a trabajar como parte de la red blockchain y recibir parte de las comisiones) pero a nivel práctico es casi imposible para gente normal. Así que para intercambio, lo más sencillo acaba siendo un exchange.

Para la custodia en cambio, sí que existen alternativas reales y cómodas. Existen programas llamados Wallet (monedero o billetera), que puedes instalarlos en tu ordenador, tu móvil o incluso un dispositivo de seguridad independiente (hardware wallet). Ese programa te proporciona un número de cuenta (clave pública) y una clave de acceso (seed phrase o clave privada). Por tanto, sólo tendrías que enviar tus criptomonedas del exchange al número de cuenta de tu wallet, y ya estarías tú mismo custodiando las criptomonedas. La wallet te permite volver a enviarlas a donde quieras, ya que se comunica con la red blockchain. Pero, y aquí viene el pero. Si pierdes esa contraseña, no hay forma de recuperar tus criptomonedas. ¡Es literalmente imposible!

Es probable que hayas escuchado historias de personas que han perdido sus criptomonedas. En realidad lo que han perdido es la contraseña que les da acceso a las criptomonedas. Y como en blockchain no manda nadie, nadie puede recuperar tu contraseña. Suena raro, pero si lo pensamos bien, cuando el banco nos cambia el pin de la tarjeta de la cuenta, o gmail nos recupera la contraseña es porque tanto el dinero como nuestros correos electrónicos están completamente en sus manos, pudiendo eventualmente negarnos el acceso.

Si eres una persona mínimamente precavida me imagino que ésto te dará un poco de vértigo. A mi también. Por eso mucha gente prefiere el riesgo de que la casa de cambio desaparezca al riesgo de que la contraseña se pierda o sea robada. Es tu elección.

Muy bien ¿entonces que exchange recomiendas?

Mi recomendación siempre es que investigues por ti mismo. Pero recuerda que tienes a tu disposición una Guía muy siple para empezar en cripto, y que tienes mis recomendaciones en Notion, con un link de afiliados con algunas ventajas para ambos. Las páginas de información como Coingecko, ofrecen también un listado de exchanges y su confiabilidad.

¿Entonces no deja de ser esto igual que los bancos? ¿Tantas vueltas para esto?

Sí, si los exchanges guardan tus criptos, entonces se convierten en bancos. Para lo bueno y para lo malo. Incluídos la cantidad de servicios extra que ofrecen como trading, trading con crédito (margin trading), staking, tarjetas de crédito, pedir u ofrecer préstamos, sus propias criptomonedas…

De hecho Coinbase, una de las casas de cambio más conocida, segura, sencilla y cara. Va a empezar a cotizar en la bolsa americana pronto, con todas las regulaciones que ello implica. De hecho ya ha sido invertida entre otros por el BBVA y se postula como la gran referencia mundial regulada de los exchanges. Un banco-cripto.

Pero, a la vez que esto sucede, en el año 2020 utilizando los smart contracts, se han comenzado a crear exchanges descentralizadas (DEX) como Uniswap o 1inch. También muchos otros servicios financieros como préstamos, seguros, productos derivados… Todos ellos creados enteramente en blockchain gracias sobre todo a la posibilidad que ofrece Ethereum de hacer aplicaciones descentralizadas. Este movimiento se llama DeFi, o finanzas descentralizadas. Está dando y va a dar mucho que hablar, también en esta newsletter.


El patrocinio inverso de esta edición es para: Postales desde el quinto b

Postales desde el quinto b es una newsletter escrita por Anxo López: una foto, una idea o pensamiento y links interesantes. Es breve, directa, miúda y crea un momento muy agradable cuando llega y la lees. Es cierto que con Anxo no soy imparcial, además de amigo, siempre he admirado su trabajo y su forma de comunicar. Para mí y para muchos más, es un lujo poder recibir una postal suya a la semana. Tu también puedes recibirla.


❤️ ¡Gracias por haber llegado al final! Si te ha gustado esta edición, échame una mano: dale al like, comenta en substack o en #consensonewsletter y compártelo.

Share